un parque para emocionar!

por adriana el 2 septiembre, 2014

Releyendo sobre el surgimiento de los parques infantiles me encontré con un artículo de yorokobu en el que rescatan la figura de Aldo van Eyck el primero en proponer una mirada distinta al fenómeno del parque infantil, en el Amsterdam de la época de la posguerra .

“Van Eyck se fijaba por primera vez en un usuario en el que nadie había reparado hasta el momento: los niños. A partir de ese momento, las ciudades de todo el mundo se llenaron de parques infantiles, en plazas, en avenidas, en jardines y, a veces, en lugares creados expresamente para ellos. Y hasta hoy, donde no hay barrio que no tenga sus columpios y su tobogán. Eso sí, todo cada vez más acolchado, más seguro y más aséptico. Y pese a que han pasado más de 60 años, lo cierto es que la mayoría de los parques infantiles siguen estando poblados de los mismos cacharros que proponía Aldo van Eyck en sus proyectos holandeses. O sea, los puentes, los toboganes y los columpios.”

“Actualmente quizá los más interesantes y los más novedosos sean los parques que “construye” Toshiko Horiuchi MacAdam. Y entrecomillamos el verbo “construir”, porque lo que hace la artista Japonesa-canadiense no tiene que ver con el acero, la madera y los ladrillos, sino con las cuerdas y los hilos. Horiuchi MacAdam lo que hace es, literalmente, tejer grandes superficies textiles empleando técnicas de crochet y ganchillo. El resultado son unos espacios casi ingrávidos donde las niñas y los niños –y no nos engañemos, también los adultos- se columpian, corretean y juegan boca arriba y boca abajo entre redes flexibles y multicolores.”

En este enlace puedes co0nocer más y leer el artículo completo http://www.yorokobu.es/parque-infantil-toshiko-horiuchi/