lectura

Los beneficios de leer en voz alta a los niños

por adriana el 30 abril, 2014

1. Contar cuentos a los niños hace que los niños se vuelvan más reflexivos en relación con lo que sus padres u otros adultos  les están explicando a cerca de cualquier situación o  comportamiento.

2.  Los cuentos ayudarán  a los niños a vencer sus propios temores.

3. Facilita que los niños ejerciten su memoria  desde edad temprana.

4. Les transmite tranquilidad. De hecho, es muy habitual contar cuentos en voz alta para  que los nños puedan conciliar el sueño, puedan dormir de forma tranquila y durante toda la noche.

5.  Los cuentos son una de las bases para el desarrollo intelectual del niño, ya que si se le lee estas historias cuando todavía no han aprendido a leer, con el paso del tiempo van a entender  diferentes temas con rapidez.

6. El hecho de compartir los momentos de lectura con sus mayores, hace que los niños se sientan más queridos, porque alguien les está dedicando su tiempo.

7. Despierta en los nños la imaginación, la curiosidad y hace que se desarrolle su capacidad crítica ante lo que escuchan, y después leen.

8. Cuando los niños aprenden a escuchar, mejoran su capacidad de expresión. Además adquieren mayor vocabulario que les va a permitir expresar mejor sus ideas y sus sentimientos. Estas habilidades van a ser fundamentales para su desarrollo a lo largo de la vida.

Internet como aliada y no como enemiga

por adriana el 4 abril, 2011

Los niños de hoy son nativos digitales y, como tales, querrán leer no sólo en papel sino también en la Red y disfrutarán de las historias tanto en texto como en formatos audiovisuales. Justamente por ello la Fundación Germán Sánchez Ruipérez recomienda valerse también de internet para fomentar el hábito de la lectura.
“La Red es un medio ideal para las personas curiosas. Los niños por definición lo son, así que no te costará conseguir que tu hijo se apasione con algunas de las muchas posibilidades de lectura que ofrece”, señalan los expertos de la entidad a través del portal Lectura LAB.
Para ellos, “internet y lectura son formas de ocio complementarias”, por lo que aconsejan establecer “vínculos entre ellas” y ayudar a los niños a “disfrutar leyendo en cualquier formato”.
Entre otras pautas a seguir, la fundación apuesta por que los padres localicen las páginas web de los autores o personajes literarios favoritos de sus hijos, en las que suele haber más información, comunidad de lectores y juegos, y ayuden a los pequeños a acceder a los libros digitales disponibles.
También, insta a que animen a los niños a escribir sus propias historias, por ejemplo en forma de blog; a investigar sobre un tema que les interese; a utilizar los recursos que ofrecen plataformas como el Servicio de Orientación de Lectura y a leer en los libros electrónicos si así lo prefieren.

{ 0 comentarios }

Cinco consejos para que tus hijos lean

por adriana el 4 abril, 2011

Elegir el libro acorde a cada edad es fundamental para despertar en los niños el placer por la lectura, pero también hay otros trucos para conseguirlo.

La niñez y la primera juventud son los mejores momentos para descubrir el placer de la lectura, según los expertos. Sin embargo, para que esto suceda, los pequeños deben contar con la ayuda de un adulto que los guíe en sus primeros pasos y además deben acercarse a obras acordes a su edad, para no caer en la frustración por no entenderlas o en el aburrimiento si les resultan demasiado simples. Te damos cinco consejos para conseguir que tus hijos lean, y disruten de ello:

  • Cuentacuentos. Leerles a los niños un cuento por la noche, antes de dormir, les ayuda a relajarse y además estimula su imaginación, capacidad de reflexión, concentración y memoria. Pero también siembra en ellos el gusto por las historias. Un error frecuente, según explica la librera Marta Balmaseda (La Mar de Letras), es abandonar esta actividad en cuanto el niño aprende a leer. “Se trata de dos niveles de lectura diferentes y complementarios”, indica. Y al principio a los pequeños les cansa leer, lo que puede llevarlos a dejar de hacerlo muy pronto.

  • Placer y exigencia. Aunque la mejor vía para estimular la lectura es el contagio del placer que provocan los libros, debe haber cierta cuota de persistencia en el hábito tanto en el ámbito familiar como en el educativo hasta que éste se establezca también en el pequeño, aunque sin que llegue a percibirlo como una obligación.

  • Mediadores. Los padres, tíos, maestros, libreros o bibliotecarios cumplen un rol fundamental en el establecimiento del hábito lector al actuar como guías en la selección de títulos y responder a las dudas o atender a las reflexiones que propician las obras en los niños.

  • “Libros llave”. Siempre hay un libro en concreto que marca un antes y un después en la vida de un pequeño lector. Son los “libros llave”, esas obras “un poco mágicas que le abren al niño o al joven la puerta hacia el placer de la lectura”, precisa Balmaseda.

  • Cada edad tiene sus libros. La comprensión lectora se desarrolla en el niño de manera gradual y progresiva, por lo que los libros a los que accede también deben ir aumentando poco a poco su complejidad. A medida que el niño crece irá eligiendo obras con menos dibujos y coloridos y dará en cambio mayor importancia a las palabras y a la historia en sí. La Fundación Germán Sánchez Ruipérez recomienda seguir esta guía: Leer artículo completo →

{ 0 comentarios }